Publicidad

Palabrajuegos de motos
Inicio » , » Castrar un gato. ¿Ventajas o incovenientes?

Castrar un gato. ¿Ventajas o incovenientes?

cuidar de gatos cachorros castracion

A menudo los que tenemos gatos y va llegando el tiempo en que van dejando de ser gatos cachorros para convertirse en gatos adultos y por tanto capaces de reproducirse, nos preguntamos si es buena idea castrar un gato o si más bien estaremos trastornándolos de alguna manera. Sin duda, porque relacionamos la castración de los gatos con lo que significaría en un humano. Y no tiene nada que ver, por supuesto. Los gatos no intelectuzalizan la sexualidad. Solo responden a impulsos hormonales. Así que castrar un gato macho solo nos ahorrará los problemas derivados de que responda a sus impulsos: Dícese buscar gatas como un desesperado, maullar todo el santo día como un loco u orinar pestilentemente en todos los rincones de la casa.

En algunos casos se trataría incluso de evitar al animal una enfermedad de transmisión venérea, por ejemplo la brucelosis, o ahorrar problemas prostáticos al gato.

Otras veces uno piensa: Le proporciono la compañía de una gata y así se quedará más tranquilo puesto que podrá dar rienda a sus necesidades... Pues no, no funciona así. El gato por lo general intentará mantener controlada a una serie de 4 a 6 gatas. Aunque se le proporcionaran (cosa que encaminaría tu casa hacia convertirse en un zoológico) el gato seguiría teniendo sus conductas propias de la testosterona: marcar regularmente su territorio con la orina, pelearse con cualquier macho que haya a su alcance, etc.

Por supuesto, si el gato en esas condiciones tuviera acceso libre al exterior, estaría expuesto al contagio de enfermedades graves que otros gatos le transmitan por la saliva, los arañazos en las peleas, aparte de los riesgos de cualquier animal que va libre por la calle como atropellos, envenenamiento, etc.

¿Cual es el proceso más común para esterilizar al gato?
Para el gato macho lo mejor es la operación sencilla y rápida llamada orquiectomía en la que se eliminan los testículos y ya no es capaz de producir hormonas sexuales con lo que se eliminan los problemas mencionados antes.

La operación es tan sencilla que no conlleva ni puntos de sutura. El gato vuelve a casa con una especie de spray de color metálico que cierra la pequeña herida de posibles suciedades del exterior y de mal sabor que impide que el gato se chupe demasiado. En pocos días el gato estará perfectamente y como siempre. Bueno, no como siempre habrá cosas que cambian a partir de la castración del gato.

La primera es que no tendrá ansiedad sexual. Si el gato tiene acceso al exterior dejará de vagabundear y de pelearse con otros gatos pugnando por hembras. No marcará el territorio con la temida orina en "spray" que echan para que huela más.

Segundo: El gato pasará a estar más tranquilo en general y por tanto tendrá menos actividad, lo cual no quiere decir necesariamente que se va a volver obeso. Podría si no controlamos su alimentación. Hay piensos especialmente pensados para gatos esterilizados que son bajos en grasas y ayudan a que no se ponga como un tonel.

Tercero: ¿Sendentarismo?

No tiene por qué volverse un gato apagado, sedentario y apático. Si un gato sigue siendo bien estimulado con juegos y entretenimientos podrá incluso bajar de peso si es que se ha vuelto un poco gordo. Incluso los gatos castrados pueden seguir siendo igual de juguetones, inteligentes, curiosos y necesitados de los juegos y la compañía de sus amos.

4 comentarios:

  1. me parece muy buena idea castrar a los gatos ya que se va a reducir mas las violentas muertes de recien nacidos ya sea abandonados en la calle

    ResponderEliminar
  2. DESEO SABER COMO PUEDO CONSEGUIR ENTRENADOR PARA QUE MIS GATOS HAGAN EN LA TAZA. LES AGRADECERIA ESTA INFORMACION TAN IMPORTANTE PARA MI.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la información.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la información, de verdad. Saludos!

    ResponderEliminar